5Anos¡Por muchos años más junto a tí!


En Conzientemente este mes de julio estamos de celebración. ¡Cumplimos 5 años! ¡5 años desarrollando nuestro #MovimientoConziente en las organizaciones! ¡5 años creando Empresas Conzientes! ¡5 años ayudando a desarrollar el engagement y el compromiso en las empresas! ¡5 años acompañando a nuestros clientes a construir culturas corporativas y entornos laborales productivos, eficientes y de bienestar! ¡5 años desarrollando mejores profesionales y mejores personas en el trabajo!

Gracias a nuestros clientes (y a los que no hemos conseguido que aun lo sean ;-p), gracias a tod@s l@s que formáis parte de nuestro equipo actual y a tod@s l@s que habéis formado parte de él en algún momento (lo que somos ahora mismo también es gracias a vosotr@s), gracias a nuestros colaboradores, partners, proveedores, amigos…Sin vosotros nada sería posible.

De verdad, “conzientemente”…¡Muchas gracias!

 

PD: Gracias amigos de Síndrome Clown por los buenos momentos que nos hacéis pasar.

“El buen médico trata la enfermedad; el gran médico trata al paciente que tiene la enfermedad”  William Osler

Desde Conzientemente, a través de nuestra Metodología IDA, acompañamos al profesional médico a desarrollar competencias y habilidades de relación y comunicación, fomentando la creación de un espacio de confianza y conexión que fortalezca el empoderamiento del paciente en el autocuidado y el seguimiento de su salud y su bienestar. ¡Descubre las claves de nuestra metodología en la siguiente infografía!

Las cinco competencias clave de una comunicación médico-paciente efectiva (Infografía)

Experiencia de éxito con la Fundación Adecco


Conzientemente tiene como objetivo convertirse en el partner de sus clientes, ayudándoles y acompañándoles en la consecución de sus metas a través de modelos de innovación en la gestión de sus personas, potenciando el desarrollo de las competencias denominadas ‘soft’.  De esta forma, aunque nuestra actividad está orientada principalmente al ámbito organizativo y empresarial, asumiendo nuestro COMPROMISO y VOCACIÓN por las personas, sentimos una gran motivación por el desarrollo de proyectos más sociales orientados al emprendimiento y la empleabilidad, como ha sido este caso con la Fundación Adecco.

En concreto, esta iniciativa se enmarca en el programa Integra Sevilla del Ayuntamiento hispalense y la Fundación Adecco. El objetivo no es otro que ayudar, a través de formación, capacitación y asesoría, a 300 personas en desempleo de larga duración y con dificultades de inserción laboral a su incorporación al mercado laboral. Un reto de envergadura que requiere comenzar con una meta clara: hacer que los participantes vean nuevas posibilidades en su situación actual, movilizarlos para pasar a la acción y motivarlos a salir de la natural reactividad y negatividad que estas situaciones generan,  despertando en ellos su autorresponsabilidad y su protagonismo a la hora de desarrollar su propia empleabilidad.

Para tal cometido, Fundación Adecco consideró clave la colaboración de un partner con especialización en coaching y desarrollo profesional, que se uniese al magnífico equipo de profesionales internos que la propia Fundación ha puesto en el desarrollo del proyecto.

Nuestra participación en el proyecto se ha desarrollado durante los meses de marzo y abril como primera fase del programa completo, alcanzando un total de 168 horas repartidas entre 14 grupos a través de un enfoque metodológico centrado en aportar el máximo de energía para reenfocar e impulsar a cada uno de los participantes para afrontar con actitud y proactividad el resto del programa, cuya duración se prolongará hasta el mes de diciembre.

Tres sesiones de cuatro horas cada una han conformado un itinerario que ha sido diseñado a través de las tres áreas de desarrollo y crecimiento de nuestra propia metodología, la Triple A®: AUTOCONOCIMIENTO, AUTOGESTIÓN y AUTOLIDERAZGO.

Cada uno de las sesiones se ha desarrollado de una manera eminentemente práctica, dinámica e interactiva para facilitar la aplicación de herramientas y estrategias, fortaleciendo y potenciando especialmente las habilidades de comunicación y relación social para afrontar entrevistas de trabajo, simulando diferentes casos, posibilidades y escenarios, y la promoción de nuevas vías de actuación a la hora de adaptarse al empleo.

Un proyecto con un extraordinario grado de satisfacción

La satisfacción en los resultados del trabajo realizado, compartida por la Fundación Adecco y los propios usuarios, coincide plenamente con nuestra propia satisfacción interna, contribuyendo al cumplimiento de los objetivos finales del proyecto: la inserción laboral efectiva del mayor número de beneficiarios del proyecto.

Algo destacable y puesto en común tanto por Conzientemente como por Fundación Adecco ha sido el cambio de actitud, el empoderamiento, las ganas y las energías renovadas de la inmensa mayoría de los participantes tras las sesiones, lo que ha permitido enfocar las siguientes fases del proyecto desde una actitud de máximo aprovechamiento y rendimiento.

Valoración

Para Conzientemente, sin duda ha sido un reto tremendamente ilusionante por la diversidad de los perfiles y las realidades individuales de los usuarios, poniendo toda nuestra experiencia y especialización del ámbito empresarial y profesional al servicio de este proyecto social.

El resultado obtenido nos hace sentirnos especialmente orgullosos de haber podido aportar nuestro granito de arena a este cometido, adaptándonos a las necesidades y requerimientos de la Fundación Adecco en el proyecto, desarrollar un programa creativo y flexible que haya contribuido a alcanzar los objetivos establecidos en grupos muy heterogéneos.

En el siguiente video, José Antonio Payán, Coordinador Regional de Fundación Adecco, explica en qué consiste el proyecto:

El líder GEAR: la palanca de cambio del equipo


Tic, tac…tic, tac…tic, tac… tic, tac… el sonido de la exquisita precisión asociada a los relojes suizos está relacionado con la sincronía, complementariedad y encaje de todas las piezas que forman ese perfecto engranaje para dar cumplido a la misión encomendada por el dios Cronos.

Como si de un reloj se tratase, el engranaje de un equipo de trabajo está constituido por un conjunto de piezas, unas en relación con otras, para conseguir desarrollar su misión común. Hay equipos que son más relojes de sol, sólo funcionan cuando las condiciones y las circunstancias son luminosas y ventajosas, pero cuando vienen “claroscuros” dejan desarrollar su función y “se apagan”; los hay que son más relojes de arena, hacen su función de manera correcta, pero siempre dependen de impulsos externos para que “su arena” no deje de fluir, teniendo poca autonomía; los hay que son de aguja, que son capaces de mantener la esencia y la naturaleza de siempre pero adaptándose a nuevas tendencias y nuevas funcionalidades; y los hay digitales, en continua evolución, rediseño, capaces de integrarse con otros sistemas y elementos para nuevas aplicaciones.

Para que el engranaje del equipo esté en perfecta sintonía y sincronicidad es necesaria la figura de lo que desde Conzientemente llamamos el líder GEAR (Gestor de Equipos de Alto Rendimiento), la pieza que marca el “tempus” y la marcha del equipo y que sirve de conexión entre la alta dirección y el resto de la organización.

Todo líder GEAR tiene la misión de engrasar de manera continua al resto del engranaje del equipo. Y para ello utiliza un lubricante de última generación denominado 3I, algo que en algunos casos lo trae de fábrica, como algo natural, mientras que en otros casos es sintético y ha de ir adquiriéndolo e integrándolo poco a poco. Este lubricante 3I está constituido por tres componentes principales: Inspiración, Impacto e Influencia. Inspiración para ser capaz de despertar en cada uno de los componentes del equipo ilusión, motivación, implicación, creatividad…su mejor versión. Impacto, para dejar huella en su equipo, con sus actos, con sus palabras…y con sus silencios. Influencia, generando en el otro un modelo y referencia a seguir y del cual aprender.

Con esta visión en mente, el líder GEAR debe de marcarse como objetivo clave de su propio desempeño el desarrollo de un conjunto de competencias ‘soft´, para lo que es imprescindible que las empresas inviertan en el desarrollo de programas específicos de capacitación y training que permitan desarrollar en los mandos intermedios ciertas habilidades clave:

  • Desarrollar y hacer crecer su equipo de trabajo, sacando lo mejor de cada componente.
  • Desarrollar empatía hacia sus colaboradores, siguiendo para ello un modelo de liderazgo situacional, que se adapte a cada uno de los componentes.
  • Comunicación efectiva, clara y transparente, en la compartición de la visión y los objetivos del equipo.
  • Crear una cultura de desarrollo y crecimiento que parta de la escucha y una mirada apreciativa hacia cada uno de los componentes nuestro equipo. Decía Goethe “Trata a un hombre tal como es, y seguirá siendo lo que es; trátalo como puede y debe ser, y se convertirá en lo que puede y debe ser.
  • Convertirse en un gestor emocional para desarrollar la capacidad de reconocimiento y gestión de las propias emociones, así como las de los demás.
  • Claridad mental para la toma de decisiones, clave para un mundo VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo), en continuo cambio y evolución.
  • Pensar fuera de la caja, con creatividad, apertura, flexibilidad y mentalidad abierta.

Desde nuestra experiencia y visión, todo liderazgo ha de comenzar por el propio autoliderazgo individual: no es posible liderar a otros si no somos capaces de liderarnos a nosotros mismos. De ahí la importancia de que todo mando intermedio deba de poner foco en su propio crecimiento y desarrollo, desarrollando un camino que va desde el propio Autoconocimiento, su Autogestión y finalmente… su Autoliderazgo. Algo que desde Conzientemente trabajamos desde nuestra metodología Triple A®.

Una receta para conectarMedico


En las últimas semanas he tenido la oportunidad de compartir momentos de aprendizajes y acompañamiento con profesionales de varias especialidades médicas. En algunos casos, acompañándoles en el desarrollo de sus competencias no-médicas; en otros casos, en algún que otro proceso de selección que vengo desarrollando para alguna que otra especialidad médica; y en algún otro caso, como paciente, dentro de mi propia ITV personal.

Cuando hablamos de comunicación efectiva, siempre hablamos de la importancia de la escucha, pues realmente la comunicación tiene que ver más con escuchar que con hablar. Por algo tendremos dos orejas y sólo una boca, ¿no?. Para escuchar el doble de lo que hablamos.  La naturaleza no es caprichosa.

Tengo la suerte en mi día a día en el desarrollo de mi profesión de conocer a profesionales de muy diverso perfil: desde comerciales, a gerentes, analistas y desarrolladores de software, directores y mandos intermedios, emprendedores…pero sin duda uno de los perfiles con los que más disfruto aportándoles mi valor  y del que más recibo a nivel de mi propio desarrollo, es sin lugar a dudas el sanitario, médicos y farmacéuticos principalmente.

Creo que ambas profesiones son un ejemplo natural de como CONTRIBUIR a que una persona se empodere en el cuidado de lo más sublime que puede tener, su SALUD. Y creo que cada interacción entre profesional y paciente (o cliente, según como se mire y quien lo mire, aunque no es objetivo de entrar en ese debate en este post), es una extraordinaria oportunidad para construir un espacio de CONFIANZA, CONEXIÓN y COMPRENSION, del cual, tanto uno como  otro, tengan la oportunidad de salir con la sensación de sentirse mejor de lo que entraron: el uno, por haber podido ofrecer al otro sus conocimientos, sus recomendaciones y prescripciones, y también sus silencios. El otro, por encontrar en aquel, la información que no tení­a, la formación que demandaba, la prescripción que necesitaba, pero sobre todo el espejo donde sentirse escuchado, aliviado y confiado.

Es el propio profesional sanitario y su actitud, la mejor receta para el enfermo. Si me otorgasen la facultad de emitir mi humilde receta para potenciar el desarrollo de una comunicación efectiva, incluirí­a los siguientes principios activos:

  • Una sonrisa sincera y agradable en los primeros contactos. Una sonrisa transmite confianza, transparencia, humanidad.
  • Una mirada atenta y continua, que transmita “estoy aqu픝, “tu eres lo más importante para mí en este momento”.
  • Un espacio de silencio cálido, donde la persona pueda sentirse escuchado y sentirse importante.
  • Un acompañamiento corporal, que sintonice y cree conexión con el propio lenguaje corporal de la otra persona.
  • Un conjunto de preguntas que permitan la reflexión y el empoderamiento de la persona hacia el protagonismo y la responsabilidad en el cuidado de su propia salud.

Hay sin duda muchos profesionales que están vacunados ante los virus que atacan estas competencias. Otros deberían tomar cada mañana una buena dosis profiláctica que les permita potenciar sus habilidades relacionales. ¿La suerte? ¡Que el entrenamiento en estas habilidades es posible…y crea anticuerpos!

                                                                                                                             El-hoy

PD: Escribo este post en agradecimiento a todos esos profesionales sanitarios con los que estoy teniendo la suerte de compartir recientemente, de los que tanto aprendo y a los que tanta pasión pongo por poderles aportar. Y no puedo dejar de prestar una especial mención a quien que me ha inspirado especialmente en estos momentos a escribir estas lí­neas, Jose Marí­a Arribas Rodríguez. Gracias Doctor.

transformacion_digital

¿Transformación Digital sin “Transform-Acción” de las Personas?

Era el verano de 1.996 cuando tuve que tomar a los casi 18 años (soy de los de final de año) mi primera decisión importante, una de las primeras decisiones que iban a ir marcando mi futuro camino profesional (y también personal). Al menos, eso era lo que en mi entorno familiar se respiraba, más si cabe cuando provenía de una familia donde mis padres no habían tenido la oportunidad de estudiar una carrera universitaria. Será por eso, que siempre agradeceré enormemente a mis padres el esfuerzo por facilitarnos a los tres hermanos la posibilidad de estudiar “una carrera con salida”, “una carrera en la que hubiera trabajo”. Gracias papá. Gracias mamá. Y en ese momento, e impulsado principalmente por esos motivos, decidí estudiar Ingeniería de Telecomunicación, siguiendo el camino que cinco años antes había tomado mi hermano, un referente para mí en aquel momento, y sobre todo, hoy día.

Hoy somos el resultado de las decisiones que ayer tomamos. Y de la misma manera, mañana seremos el resultado de las decisiones que tomaremos hoy. Es una de las claves que dan responsabilidad a nuestra vida y a la consecución de nuestras metas. Aquella decisión, más movida por el contexto y el entorno que por la vocación, me permitió ser protagonista de todo el proceso de evolución y desarrollo tecnológico que hemos vivido en los últimas dos décadas.

Aunque el concepto de Transformación Digital está de moda, no es algo que personalmente considere que sea algo exclusivamente actual. A lo largo de estos 20 años, creo que hemos experimentado continuas evoluciones y transformaciones digitales. ¿No crees? Desde la universalización del uso de internet, la implantación del correo electrónico como medio de comunicación profesional masivo (me atrevería a decir que excesivo), el nacimiento del mundo 2.0 y el tsunami de las redes sociales y la conectividad “just in time” a través de Whatsapp, pasando por los modelos de explotación Cloud y la optimización de las Smart Cities, que ya casi empiezan a sonar a pasado reciente sin haber ni siquiera llegado aún a desarrollar todo su potencial, y llegando a las actuales líneas de desarrollo tecnológico como son el IoT, Big Data, la Inteligencia Artificial y Machine Learning…todo ello en plena ebullición tecnológica. No hay duda de que estamos en la antesala de una verdadera revolución empresarial, productiva, social…y personal.

Porque si algo caracteriza a esta Transformación Digital con respecto a las anteriores, es la consciencia generalizada de poner el foco, no en lo tecnológico, sino en lo humano, no en el medio sino en el fin. La digitalización de las organizaciones, a mi juicio, no puede tener otro objetivo más importante que el de optimizar las EXPERIENCIAS DE LAS PERSONAS, clientes, empleados y colaboradores. Sólo potenciando y enriqueciendo estas experiencias conseguiremos consolidar nuestra propuesta de valor en las empresas.

Para liderar esta Transformación Digital necesitamos impulsar la Transformación de las PersonasNecesitamos conseguir desarrollar nuevos modelos de liderazgo en nuestras organizaciones. Necesitamos equipos conformados por gente buena, pero sobre todo por buena gente. Necesitamos transformar el miedo al cambio y al fracaso por el deseo de aprendizaje y crecimiento. Necesitamos empresas que pongan el foco en el bienestar interno, como palanca y driver de su productividad. Necesitamos en nuestras relaciones pensar, sentir y hablar más de “tú”, más de “nosotros”…y menos de “yo”.

Como pescadilla que se muerde la cola, desde Conzientemente así mismo creemos firmemente en el potencial y el protagonismo de la propia tecnología como herramienta de empoderamiento  para  el acompañamiento en la transformación, el desarrollo y el crecimiento de las personas, y de esta manera venimos trabajando para aprovechar la integración entre la tecnología y la neurociencia, a través de soluciones de neurofeedback, entrenamiento de habilidades cognitivas y de gestión emocional, así como el establecimiento de nuevos hábitos aprovechando la multicanalidad y la omnipresencia de las aplicaciones tecnológicas móviles.

Y es que no hay otra forma que…Growing Business by Growing People

                                                                                                                                                         El-hoy

niños-volandoLiderazgo de andar por casa


Liderazgo…esa palabreja hoy día tan de moda…¿talento o habilidad? Para mí, sin duda: HABILIDAD.

Soy de los que piensa que el liderazgo tiene más que ver con la ACTITUD que con la APTITUD, está más relacionado con el QUERER que con el SABER. A mí me lleva más a relacionarlo con el DESDE DÓNDE que con el QUÉ o el CÓMO actúas. Convencido de que es una habilidad, por tanto, llego a la conclusión de que es entrenable.

Y tal es así, que son muchas las empresas y organizaciones que apuestan hoy día  por poner en marcha programas de desarrollo de liderazgo para sus directivos y mandos intermedios, convencidos de que en estos momentos de cambio y constante transformación, la forma de gestionar a sus personas conforma una de las palancas claves de diferenciación con la competencia. La tecnología está ahí al alcance de cualquiera, la diferenciación de productos es prácticamente inapreciable, los precios cada vez más ajustados y competitivos…pero las PERSONAS…¡ay amigo!…¡esas son únicas, diferentes y su valor, bien lideradas,…inigualable!

En nuestros programas acompañamos a directivos y mandos intermedios a desarrollar un nuevo modelo de liderazgo emocional, un modelo que toque corazones, que genera confianza y por tanto, compromiso. Liderar no es otra cosa que SERVIR a tu equipo y ser EJEMPLO, MODELO Y REFERENCIA  a tu equipo.

¡Esperen un momento!…SERVIRSER EJEMPLO, MODELO, REFERENCIA…¿Acaso no es eso lo que hacemos como padres y madres? ¡Eureka! ¡¡El liderazgo comienza en casa!!

Os dejo con el texto de este poema que me he encontrado googleando “Liderazgo Familia Hijos”:

Hay unos ojillos puestos en ti
que te observan día y noche.
Hay unas orejitas que no se pierden
ni una sola de las palabras que dices.
Hay unas manitas ansiosas
por hacer todo lo que tú haces.
Hay un niño que sueña
con el día en que será como tú.

Tú eres el ídolo de ese niño.
Tú eres el más sabio de los sabios.
En su mente jamás sospecha de tí.
Cree en ti a pies juntillas,
acepta todo lo que dices y haces:
dirá y hará a tu manera
cuando sea grande como tú.

Hay un niño con los ojos bien abiertos
que siempre cree que estás en lo cierto.
Sus ojos siempre están abiertos,
y te observan día y noche.
En lo que haces todos los días
le estás dando un ejemplo,
al niño que espera ser
algún día como tú.

Anónimo

Convencido de que somos los autores de los días de nuestros hijos, el liderazgo no es algo sofisticado ni de moda, sino algo de andar por casa y al alcance de cualquiera.

                                                                                                                           El-hoy

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

La fórmula del éxito comercial…(y de la vida)


- Maestro, maestro…creo que es el momento de que compartas conmigo la fórmula del éxito comercial – reclamó de nuevo Aridai, cómo lo venía haciendo en los últimos días.

El maestro Navid, gran comerciante persa, así lo creía igualmente.  Aridai había demostrado a lo largo de los últimos años su gran pasión y sus buenas dotes en el arte del comercio. Sus ventas de telas por todo el territorio habían ido creciendo poco a poco, y a pesar de la gran competencia existente en la zona, y la cada vez menos demanda por la situación de crisis provocada por la preocupante sequía que asolaba esa parte del imperio, Aridai se había ganado la confianza del maestro Navid, quien a sus 78 años, veía en el joven aprendiz el sucesor que podría mantener y seguir haciendo prosperar el gran negocio que su padre le había dejado hacía casi un lustro.

Navid agarró a Aridai del hombro y buscaron la pequeña sombra que aquel hermoso árbol de la seda arrojaba justo al lado del puesto de telas que hacía unas horas habían colocado en el mercado de la ciudad.

- Querido Aridai, llevas tiempo queriendo ser conocedor de la fórmula del éxito comercial. Es el momento de que la comparta contigo. Por favor, escucha y anota.

- El éxito comercial – siguió compartiendo Navid –  se basa en tres virtudes que pueden aprenderse, a través del entrenamiento y el trabajo. La primera de ellas, es la Calidad. Y por calidad no sólo me refiero a la calidad del producto, que es un requisito imprescindible y que se presupone, sino sobre todo a la calidad de tu estrategia, de trabajar tu mensaje y de tu propuesta, a la calidad de tu comunicación, a la calidad en tu trato con el cliente y a la calidad del servicio que le prestas, en el primer contacto, durante la venta, y sobre todo, tras ella.

Aridai, anotaba con gran entusiasmo en su viejo y raído cuaderno.

- La segunda virtud, es la Cantidad. El arte de la venta es una cuestión de repetir, de reiterar y de iterar, de seguir ofreciendo, de proponer, de mostrar, de no desilusionarse con los “no”, de marcarse unos objetivos cuantitativos a largo, a medio y, sobre todo, a corto plazo, día a día. A mayor actividad comercial, y siempre alineada con la calidad de tu estrategia, mayores y mejores resultados. Es así de sencillo.

A Aridai le gustaba ver que todo lo que estaba escuchando era de fácil aplicación, casi de sentido común, y sobre todo, que dependía de él mismo.

- No podrás controlar tus resultados, querido Aridai – siguió Navid-, por lo que te sugiero que no te obsesiones con ellos. En lugar de pensar en los resultados, pon tu foco y tu energía en aquello que si está en tus manos y en tu área de influencia, en la Calidad con la que afrontas cada relación comercial y en la Cantidad de acciones comerciales que haces. Eso sólo depende de ti – concluyó Navid mientras observaba con atención y “escucha visual” a un cliente habitual que, como siempre a esa misma hora, se acercaba al puesto de telas.

- Muchas gracias apreciado maestro – agradeció Aridai -. ¿Crees que con estos conocimientos que me compartes podré llegar a ser el buen comerciante que tú eres?.

- Hay un último punto, y al mismo tiempo el más importante Aridai. La tercera virtud es la Actitud con la que afrontas la acción comercial, y tu vida. Para lograr un verdadero éxito comercial, y personal, debes de desarrollar una Actitud positiva, de servicio, de querer contribuir, de aportar y de hacer que las cosas pasen. Es saber escuchar realmente lo que tu cliente quiere y necesita, y sobre todo generar en él emociones satisfactorias. Las personas deciden la compra por cómo les haces sentir, y luego, buscan el argumento racional para avalar su decisión. Es esa Actitud la que marca la diferencia entre lo corriente y lo extraordinario. Y es esa Actitud la que necesita esta civilización y las que vendrán.

Y mientras terminaba de pronunciar estas palabras, con su bastón, escribió en el terreno arenoso sobre el que estaban:

V = (C x C)A

O lo que viene a ser:

Ventas = (Calidad x Cantidad)Actitud

 

¡Felices ventas!

                                                                                                                                               El-hoy

 

TiempoGestionarse mejor…es posible


Hace unos días tuve la oportunidad de vivir de nuevo un fantástico rato de risas y aprendizajes (no hay mejor forma de aprender que a través de la diversión…¡miremos a nuestros peques!) con nuestros queridos amigos Práxedes y Víctor de Síndrome Clown. Su nueva entrega llegó “justo a tiempo” de esta temática que desde hace algún tiempo quería convertir en post. Y es que Justo a Tiempo (así es cómo se llama esta divertidísima y magistral conferencia) nos viene a recordar un conjunto de ideas y prácticas de sentido común, pero que quizás precisamente por eso, deja de ser común que las desarrollemos en nuestro día a día.

Y es que la temática elegida por nuestros amigos no puede ser más acertada en estos momentos de frenética actividad, en una época en la que el estrés y la ansiedad se han convertido en la epidemia del siglo XXI. En una época en la que más que SERES HUMANOS nos hemos convertido en HACEDORES HUMANOS.

Se habla mucho de la gestión del tiempo.  A mí me gusta hablar más de MI GESTIÓN EN EL TIEMPO. Y es que prefiero adoptar el protagonismo de saber que soy yo el que me puedo gestionar, que puedo asumir esa responsabilidad, frente a  tratar de gestionar algo que no depende de mí,  inmaterial, y que inexorablemente tiene su propia autonomía y ritmo inquebrantable segundo a segundo. ¿Acaso podrás en algún momento extender ese intervalo que discurre entre segundo y segundo o detener ese preciso instante que no desearías que pasara nunca?.

Una vez que asumes esa responsabilidad, te das cuenta que gestionarse en el tiempo tiene más que ver con aprender a autogestionarse, saber qué es lo que quieres, tener claros tus objetivos  y poner foco y energía en su consecución. Y con saber decir no a todo aquello que, inevitablemente, se te presenta en tu día a día y que te lleva a desviar tu atención de tu meta y avanzar por, quizás, caminos más cómodos y llanos, pero que no hacen otra cosa que acercarte a los objetivos de otros, pero no a los tuyos.

Te animo a que en los próximos días, hagas un kit-kat.

Coge papel y lápiz.

Busca ese lugar y ese momento en el que puedas estar contigo mismo.

Cierra los ojos.

Respira. Respira profundamente.

Observa y Escucha tu voz interior.

Visualiza tu propia visión personal. ¿Cómo te gustaría verte a final de este año?

Ha pasado sólo una cuarta parte de este 2.017. Estás a tiempo de volver a recuperar aquellos objetivos con los que
comenzaste con fuerza allá por el mes de Enero. O quizás sea el momento de redefinirlos. Sea lo que sea, escríbelos, vuelve a hacerlos presente. Y cada día, al levantarte, identifica qué pequeño paso puedes dar para acercarte un poquito más a ellos…y ¡dalo! Los grandes logros comienzan con pequeños pasos.

Estás “Justo a Tiempo” de conseguirlo. ¡Ánimo!

                                                                                                             El-hoy

TCNMST

¿Qué puede un comercial aprender de “TU CARA NO ME SUENA…TODAVÍA”?


Hace varios años que no dedico más tiempo delante de la caja tonta que el de acompañar en el rato del desayuno o la cena a las peques de la casa en alguno de los canales en los que conviven Micky, la Patrulla Canina y Peppa Pig. Hace tiempo que decidí que soy yo el que voy en búsqueda de los contenidos que más me interesan, gracias a la accesibilidad y disponibilidad que nos facilita la enorme oferta digital multicanal que tenemos a través de Internet, en lugar de esperar a ver que “echan en la tele”. Me va bien así, gestiono mejor mi tiempo y mis objetivos.

Pero he de confesar que, desde hace algunos meses, las noches de los viernes las paso delante de la pantalla viendo como un conjunto de personas, principalmente anónimas, se caracterizan e imitan, en la mayoría de los casos con un exagerado parecido, a artistas tan diversos como Shakira, Jose Luis Perales o James Blunt.

Hay un patrón común que me llega de todas las actuaciones a través de la pantalla: la pasión y la ilusión que cada uno pone para alcanzar su sueño personal y profesional. Y es precisamente esta pasión e ilusión por alcanzar nuestros objetivos profesionales las que marcan la diferencia entre intentar alcanzarlos y conseguirlos.

Por mi propia experiencia, si hay alguna profesión donde estos dos valores cobran especial protagonismo es en el ámbito comercial. Y es que creo que todos los que desarrollamos nuestra actividad como comerciales, responsables de desarrollo de negocio, Key Account Managers o cualquier otro “titulejo” que le queramos dar a la función de ventas, sabemos de la importancia de ponerle pasión, energía e ilusión en aquello que tenemos y que ofrecemos al mercado, sea un producto, servicio o alguna cualidad que nos haga especial o diferente. En este sentido, soy de los que piensan que TODOS SOMOS COMERCIALES, en la medida que siempre estamos vendiendo nuestra imagen, nuestra personalidad, nuestras ideas o nuestras propuestas.

Pero hay más paralelismos entre ambos mundos (el televisivo y el comercial) que me invitan a continuar dedicando la noche de los viernes a seguir disfrutando y aprendiendo.

El aprendizaje a través de modelar a nuestros referentes: observa, estudia, analiza e integra aquellas prácticas, aquellas técnicas y aquellos hábitos que hacen destacar y triunfar al buen comercial en tu sector, en tu empresa o en tu entorno profesional, al igual que esas personas anónimas estudian y practican con meticulosidad las voces y los movimientos de los personajes a los que imitan. Actúa como si ya tuvieras desarrolladas esas capacidades.

La importancia de desarrollar una gran autoconfianza y trabajar tu diálogo interior: al igual que para ponerse delante de un escenario hay que estar seguro de sí mismo, para preparar una buena acción comercial tienes que estar convencido de tus capacidades, de tus argumentos y de tu producto o servicio, y para ello es fundamental cuidar tu diálogo interior, saber gestionar esa vocecilla interna que nos potencia o nos limita a afrontar nuestros retos. ¡Fuera miedos! ¡Atrévete! ¿Qué es lo peor que te puede pasar? ¿Recibir un NO? Un NO en una propuesta comercial no es un NO a ti como persona, sino a esa propuesta concreta, en ese momento concreto, en esas circunstancias concretas.

Por último, creo que la clave de una buena actuación no es sólo cantar, es emocionar. De igual manera, la clave de una buena acción comercial no es sólo vender, es emocionar a tu cliente. Nuestro cliente nos recordará no por el bien o el servicio adquirido sino por cómo se sienta con nuestro producto o servicio y sobre todo, a futuro, cómo le hayamos hecho sentir en nuestra relación. Ahí residirá la clave de nuestra capacidad de fidelizarlo, de hacerlo fan nuestro.

Que tu cliente nunca piense que “TU CARA NO LE SUENA”. Te invito a que pongas en marcha estas ideas para que le suene, y que le suene con buena música. ¡¡Buen día!!

                                                                                                                                                       El-hoy

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies