“El buen médico trata la enfermedad; el gran médico trata al paciente que tiene la enfermedad”  William Osler

Desde Conzientemente, a través de nuestra Metodología IDA, acompañamos al profesional médico a desarrollar competencias y habilidades de relación y comunicación, fomentando la creación de un espacio de confianza y conexión que fortalezca el empoderamiento del paciente en el autocuidado y el seguimiento de su salud y su bienestar. ¡Descubre las claves de nuestra metodología en la siguiente infografía!

Las cinco competencias clave de una comunicación médico-paciente efectiva (Infografía)

Experiencia de éxito con la Fundación Adecco


Conzientemente tiene como objetivo convertirse en el partner de sus clientes, ayudándoles y acompañándoles en la consecución de sus metas a través de modelos de innovación en la gestión de sus personas, potenciando el desarrollo de las competencias denominadas ‘soft’.  De esta forma, aunque nuestra actividad está orientada principalmente al ámbito organizativo y empresarial, asumiendo nuestro COMPROMISO y VOCACIÓN por las personas, sentimos una gran motivación por el desarrollo de proyectos más sociales orientados al emprendimiento y la empleabilidad, como ha sido este caso con la Fundación Adecco.

En concreto, esta iniciativa se enmarca en el programa Integra Sevilla del Ayuntamiento hispalense y la Fundación Adecco. El objetivo no es otro que ayudar, a través de formación, capacitación y asesoría, a 300 personas en desempleo de larga duración y con dificultades de inserción laboral a su incorporación al mercado laboral. Un reto de envergadura que requiere comenzar con una meta clara: hacer que los participantes vean nuevas posibilidades en su situación actual, movilizarlos para pasar a la acción y motivarlos a salir de la natural reactividad y negatividad que estas situaciones generan,  despertando en ellos su autorresponsabilidad y su protagonismo a la hora de desarrollar su propia empleabilidad.

Para tal cometido, Fundación Adecco consideró clave la colaboración de un partner con especialización en coaching y desarrollo profesional, que se uniese al magnífico equipo de profesionales internos que la propia Fundación ha puesto en el desarrollo del proyecto.

Nuestra participación en el proyecto se ha desarrollado durante los meses de marzo y abril como primera fase del programa completo, alcanzando un total de 168 horas repartidas entre 14 grupos a través de un enfoque metodológico centrado en aportar el máximo de energía para reenfocar e impulsar a cada uno de los participantes para afrontar con actitud y proactividad el resto del programa, cuya duración se prolongará hasta el mes de diciembre.

Tres sesiones de cuatro horas cada una han conformado un itinerario que ha sido diseñado a través de las tres áreas de desarrollo y crecimiento de nuestra propia metodología, la Triple A®: AUTOCONOCIMIENTO, AUTOGESTIÓN y AUTOLIDERAZGO.

Cada uno de las sesiones se ha desarrollado de una manera eminentemente práctica, dinámica e interactiva para facilitar la aplicación de herramientas y estrategias, fortaleciendo y potenciando especialmente las habilidades de comunicación y relación social para afrontar entrevistas de trabajo, simulando diferentes casos, posibilidades y escenarios, y la promoción de nuevas vías de actuación a la hora de adaptarse al empleo.

Un proyecto con un extraordinario grado de satisfacción

La satisfacción en los resultados del trabajo realizado, compartida por la Fundación Adecco y los propios usuarios, coincide plenamente con nuestra propia satisfacción interna, contribuyendo al cumplimiento de los objetivos finales del proyecto: la inserción laboral efectiva del mayor número de beneficiarios del proyecto.

Algo destacable y puesto en común tanto por Conzientemente como por Fundación Adecco ha sido el cambio de actitud, el empoderamiento, las ganas y las energías renovadas de la inmensa mayoría de los participantes tras las sesiones, lo que ha permitido enfocar las siguientes fases del proyecto desde una actitud de máximo aprovechamiento y rendimiento.

Valoración

Para Conzientemente, sin duda ha sido un reto tremendamente ilusionante por la diversidad de los perfiles y las realidades individuales de los usuarios, poniendo toda nuestra experiencia y especialización del ámbito empresarial y profesional al servicio de este proyecto social.

El resultado obtenido nos hace sentirnos especialmente orgullosos de haber podido aportar nuestro granito de arena a este cometido, adaptándonos a las necesidades y requerimientos de la Fundación Adecco en el proyecto, desarrollar un programa creativo y flexible que haya contribuido a alcanzar los objetivos establecidos en grupos muy heterogéneos.

En el siguiente video, José Antonio Payán, Coordinador Regional de Fundación Adecco, explica en qué consiste el proyecto:

El líder GEAR: la palanca de cambio del equipo


Tic, tac…tic, tac…tic, tac… tic, tac… el sonido de la exquisita precisión asociada a los relojes suizos está relacionado con la sincronía, complementariedad y encaje de todas las piezas que forman ese perfecto engranaje para dar cumplido a la misión encomendada por el dios Cronos.

Como si de un reloj se tratase, el engranaje de un equipo de trabajo está constituido por un conjunto de piezas, unas en relación con otras, para conseguir desarrollar su misión común. Hay equipos que son más relojes de sol, sólo funcionan cuando las condiciones y las circunstancias son luminosas y ventajosas, pero cuando vienen “claroscuros” dejan desarrollar su función y “se apagan”; los hay que son más relojes de arena, hacen su función de manera correcta, pero siempre dependen de impulsos externos para que “su arena” no deje de fluir, teniendo poca autonomía; los hay que son de aguja, que son capaces de mantener la esencia y la naturaleza de siempre pero adaptándose a nuevas tendencias y nuevas funcionalidades; y los hay digitales, en continua evolución, rediseño, capaces de integrarse con otros sistemas y elementos para nuevas aplicaciones.

Para que el engranaje del equipo esté en perfecta sintonía y sincronicidad es necesaria la figura de lo que desde Conzientemente llamamos el líder GEAR (Gestor de Equipos de Alto Rendimiento), la pieza que marca el “tempus” y la marcha del equipo y que sirve de conexión entre la alta dirección y el resto de la organización.

Todo líder GEAR tiene la misión de engrasar de manera continua al resto del engranaje del equipo. Y para ello utiliza un lubricante de última generación denominado 3I, algo que en algunos casos lo trae de fábrica, como algo natural, mientras que en otros casos es sintético y ha de ir adquiriéndolo e integrándolo poco a poco. Este lubricante 3I está constituido por tres componentes principales: Inspiración, Impacto e Influencia. Inspiración para ser capaz de despertar en cada uno de los componentes del equipo ilusión, motivación, implicación, creatividad…su mejor versión. Impacto, para dejar huella en su equipo, con sus actos, con sus palabras…y con sus silencios. Influencia, generando en el otro un modelo y referencia a seguir y del cual aprender.

Con esta visión en mente, el líder GEAR debe de marcarse como objetivo clave de su propio desempeño el desarrollo de un conjunto de competencias ‘soft´, para lo que es imprescindible que las empresas inviertan en el desarrollo de programas específicos de capacitación y training que permitan desarrollar en los mandos intermedios ciertas habilidades clave:

  • Desarrollar y hacer crecer su equipo de trabajo, sacando lo mejor de cada componente.
  • Desarrollar empatía hacia sus colaboradores, siguiendo para ello un modelo de liderazgo situacional, que se adapte a cada uno de los componentes.
  • Comunicación efectiva, clara y transparente, en la compartición de la visión y los objetivos del equipo.
  • Crear una cultura de desarrollo y crecimiento que parta de la escucha y una mirada apreciativa hacia cada uno de los componentes nuestro equipo. Decía Goethe “Trata a un hombre tal como es, y seguirá siendo lo que es; trátalo como puede y debe ser, y se convertirá en lo que puede y debe ser.
  • Convertirse en un gestor emocional para desarrollar la capacidad de reconocimiento y gestión de las propias emociones, así como las de los demás.
  • Claridad mental para la toma de decisiones, clave para un mundo VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo), en continuo cambio y evolución.
  • Pensar fuera de la caja, con creatividad, apertura, flexibilidad y mentalidad abierta.

Desde nuestra experiencia y visión, todo liderazgo ha de comenzar por el propio autoliderazgo individual: no es posible liderar a otros si no somos capaces de liderarnos a nosotros mismos. De ahí la importancia de que todo mando intermedio deba de poner foco en su propio crecimiento y desarrollo, desarrollando un camino que va desde el propio Autoconocimiento, su Autogestión y finalmente… su Autoliderazgo. Algo que desde Conzientemente trabajamos desde nuestra metodología Triple A®.

Una receta para conectarMedico


En las últimas semanas he tenido la oportunidad de compartir momentos de aprendizajes y acompañamiento con profesionales de varias especialidades médicas. En algunos casos, acompañándoles en el desarrollo de sus competencias no-médicas; en otros casos, en algún que otro proceso de selección que vengo desarrollando para alguna que otra especialidad médica; y en algún otro caso, como paciente, dentro de mi propia ITV personal.

Cuando hablamos de comunicación efectiva, siempre hablamos de la importancia de la escucha, pues realmente la comunicación tiene que ver más con escuchar que con hablar. Por algo tendremos dos orejas y sólo una boca, ¿no?. Para escuchar el doble de lo que hablamos.  La naturaleza no es caprichosa.

Tengo la suerte en mi día a día en el desarrollo de mi profesión de conocer a profesionales de muy diverso perfil: desde comerciales, a gerentes, analistas y desarrolladores de software, directores y mandos intermedios, emprendedores…pero sin duda uno de los perfiles con los que más disfruto aportándoles mi valor  y del que más recibo a nivel de mi propio desarrollo, es sin lugar a dudas el sanitario, médicos y farmacéuticos principalmente.

Creo que ambas profesiones son un ejemplo natural de como CONTRIBUIR a que una persona se empodere en el cuidado de lo más sublime que puede tener, su SALUD. Y creo que cada interacción entre profesional y paciente (o cliente, según como se mire y quien lo mire, aunque no es objetivo de entrar en ese debate en este post), es una extraordinaria oportunidad para construir un espacio de CONFIANZA, CONEXIÓN y COMPRENSION, del cual, tanto uno como  otro, tengan la oportunidad de salir con la sensación de sentirse mejor de lo que entraron: el uno, por haber podido ofrecer al otro sus conocimientos, sus recomendaciones y prescripciones, y también sus silencios. El otro, por encontrar en aquel, la información que no tení­a, la formación que demandaba, la prescripción que necesitaba, pero sobre todo el espejo donde sentirse escuchado, aliviado y confiado.

Es el propio profesional sanitario y su actitud, la mejor receta para el enfermo. Si me otorgasen la facultad de emitir mi humilde receta para potenciar el desarrollo de una comunicación efectiva, incluirí­a los siguientes principios activos:

  • Una sonrisa sincera y agradable en los primeros contactos. Una sonrisa transmite confianza, transparencia, humanidad.
  • Una mirada atenta y continua, que transmita “estoy aqu픝, “tu eres lo más importante para mí en este momento”.
  • Un espacio de silencio cálido, donde la persona pueda sentirse escuchado y sentirse importante.
  • Un acompañamiento corporal, que sintonice y cree conexión con el propio lenguaje corporal de la otra persona.
  • Un conjunto de preguntas que permitan la reflexión y el empoderamiento de la persona hacia el protagonismo y la responsabilidad en el cuidado de su propia salud.

Hay sin duda muchos profesionales que están vacunados ante los virus que atacan estas competencias. Otros deberían tomar cada mañana una buena dosis profiláctica que les permita potenciar sus habilidades relacionales. ¿La suerte? ¡Que el entrenamiento en estas habilidades es posible…y crea anticuerpos!

                                                                                                                             El-hoy

PD: Escribo este post en agradecimiento a todos esos profesionales sanitarios con los que estoy teniendo la suerte de compartir recientemente, de los que tanto aprendo y a los que tanta pasión pongo por poderles aportar. Y no puedo dejar de prestar una especial mención a quien que me ha inspirado especialmente en estos momentos a escribir estas lí­neas, Jose Marí­a Arribas Rodríguez. Gracias Doctor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies